jueves, 29 de septiembre de 2016

Restaurantes de Florencia sin gluten

Buenos días.

La semana pasada en este post, os comencé a contar pinceladas sobre nuestro viaje a Italia de este pasado verano. Pero hoy vamos ya con los restaurantes que visitamos y que sin duda, nos encantaron así que os los puedo recomendar al 100%.

Como os dije, todos ellos van avalados por la AIC (Asociación Italiana de Celiaquia), así que esto siempre da mucha tranquilidad. Y la verdad, tras una semana comiendo fuera todos los días, tengo que contaros que ni mi hijo ni yo tuvimos en ningún momento sensación de ni media de contaminación (y mi enano es extremadamente sensible).

Al lío. Hoy tocan los restaurantes de Florencia.

Il Desco Tratoría fiorentina y de comida mediterránea, pertenece al hotel "Il guelfo Bianco" donde estuvimos alojados. Tienen claramente marcados los platos que son sin gluten en su carta y los camareros controlaban perfectamente sobre el tema de la celiaquía.

Lorenzo de Médici Céntricamente situada, es una pizzería ideal avalada por la AIC donde los celiacos tenemos nuestra propia carta sin gluten y las cosas como son, todo estaba espectacular.
Nosotros tomamos 3 pizzas y mi marido un calzone (lo único de toda la carta que no podemos comer), una botella grande de agua y una cerveza. Todo fueron 55€.

Ciro&Sons Otro de los imprescindibles de Florencia. Esta pizzería familiar ha conseguido el título a la mejor pizza de todo Italia durante varios años. La carta sin gluten es exactamente igual a la "glutoniana" y la verdad, estaban simplemente espectaculares. Mi marido pidió pasta al pesto (sin gluten también) y deliciosa y los postres ya ni os cuento. Mi enano pidió unos creps con chocolate y nata.

La Gratella Tratoría de comida típica toscana en donde los platos aptos para los celiacos están claramente marcados. Mis enanos pidieron escalope a la milanesa; yo un risotto negro de calamares y mi marido un bistec fiorentino genial servido junto a sus brasas. Todo ello más dos cervezas sin gluten y agua nos costaron 70€.

Mr Pizza Firenze Es un pequeño local que encontré por casualidad el primer día, ya que esta en uno de los laterales de la catedral del Duomo. Probablemente de todos los restaurantes donde estuvimos, sea el más flojito, porque es como de "comer e irse" o incluso llevarte la pizza y sentarte en la plaza para comértela viendo las maravillas de Florencia. Pero igual ese es el encanto: sentir que la celiaquía no es problema ninguno.

Estos son los restaurantes en los que nosotros comimos en nuestra estancia en Florencia pero puedo contaros que afortunadamente, hay muchos más. Como os comenté el primer día, no tenéis más que entrar en la página de la AIC (Asociación Italiana de Celiaquía) y ver la inmensa cantidad de opciones fantásticas que tenemos los celiacos.

Quiero contaros que en este resumen me dejo un restaurante: Quinoa. Pero este se merece un post entero y aparte para él solo. Ya veréis el porqué.

Por hoy, es todo. Espero que os sirva de ayuda.
Un besote
Helena

lunes, 26 de septiembre de 2016

Muffins de quinoa y pepitas chocolate

Hola buenos días.

Cuando empieza el curso escolar una de las cosas que mas me cuesta son los desayunos y almuerzos de mi celiaquín.

Afortunadamente en el mercado cada vez hay mas productos aptos para nosotros y en casa lo consumimos a diario. Pero no deja de ser cierto que muchos de ellos llevan una carga importante de grasas y azúcares que no son precisamente, lo mejor para el cuerpo.

Por eso siempre que puedo me gusta preparar magdalenas, bizcochos o postres sencillos que todos podamos desayunar o almorzar y cuyos ingredientes tengo completamente controlados.

En este caso los muffins de hoy están realmente ricos. Llevan una mezcla de tres harinas, entre ellas trigo sarraceno y quinoa, cuyos sabores son intensos, pero que combinan estupendamente. Y para darle un toque más dulzón, las pepitas de chocolate se lo aportan.
 

MUFFINS DE SARRACENO, QUINOA Y PEPITAS DE CHOCOLATE

Ingredientes (para 9 muffins) 
2 huevos L
200 grs harina sin gluten, en este caso:
- 50 grs harina de trigo sarraceno
- 50 grs harina de quinoa
- 100 grs harina de arroz
90 grs de azúcar moreno
110 ml aceite de girasol
10 grs levadura sin gluten
90 ml de leche sin lactosa
una pizca de sal
una pizca de goma xantana
pepitas de chocolate al gusto

Elaboración
- Pre calentar el horno a 170 grados.
- Tamizar las harinas junto a la sal, la goma xantana y la levadura. Reservar.
- En la amasadora, batir con las varillas los huevos junto al azúcar hasta que dupliquen su volumen. Incorporar el aceite y seguir batiendo un poco más.
- Bajar la velocidad de la amasadora y echar la mezcla de las harinas en tres tantas, intercalando la leche (comenzar y acabar siempre con la harina).
- Cuando veamos que la masa esté homogénea, echar las pepitas de chocolate y acabar de mezclar.

Echar la masa en las capsulas elegidas y hornear unos 22-25 minutos.
Dejar enfriar en una rejilla.

Espero que os haya gustado mi propuesta. La verdad es que están muy ricos porque el sabor intenso de las harinas de trigo sarraceno y la quinoa junto con el chocolate quedan estupendos.

Un besote y hasta el próximo día.
Helena

lunes, 19 de septiembre de 2016

Italia sin gluten (I)

Hola buenos días

Como sabéis los que me conocéis, somos una familia a la que nos encanta viajar. De hecho desde que mis hijos han sido muy pequeños hemos tenido la suerte de poder llevarlos a un buen montón de destinos, tanto aquí en España como fuera de ella.

Cuando salimos de nuestras fronteras, lo primero que hago al pensar en el destino es buscar información sobre las opciones que tenemos para comer sin gluten.

Es curioso porque la gente cuando busca un destino mira los hoteles, museos, las playas o la marchuqui. Pero nosotros no ¿verdad? O al menos no de inicio. Nosotros los celiacos lo primero que buscamos son "opciones de comida segura ", jajajaja, es lo que tenemos.

En la enorrrrme lista que tenemos de "lugares por visitar" iba casi casi en cabeza Italia. Y creo que 5 segundos después de ponerme a investigar un poco, tuvimos claro que ese sería nuestro destino este año. 

Italia tiene miles de lugares maravillosos por ver. Nosotros este año nos decantamos por la zona de la Toscana y Venecia y os digo desde ya que comer sin gluten sido simplemente maravilloso. Pero esto debe ocurrir a lo largo de toda Italia. Así que si pensáis viajar al país transalpino, id tranquilos porque vais a poder disfrutar de la comida. Todo un lujo para nosotros los celiacos.

Como tengo muchas cosas que contaros, creo que haré varios post para no aburriros demasiado. 

Hoy comienzo con algunas recomendaciones que me parecen importantes y dejamos los restaurantes para otro día.

- Si vais a visitar cualquier punto de Italia, lo primero que os recomiendo es descargaros en el móvil la aplicación de la AIC (Asociación Italiana de Celiaquía). Es simplemente espectacular. De hecho, todos menos uno de los restaurantes que nosotros visitamos los saqué de ahí (apoyados además de las recomendaciones de otros bloggers).

- Vuelos: en este caso volamos con Vueling (afortunadamente sin problemas de retrasos) desde Barcelona a Florencia. Es hora y 20 de vuelo así que no te ofrecen comida. Si quieres la pagas. Pero ojo, como los glutoniamos. No obstante sí me fijé que en la carta que había en el avión, tenían opciones sin gluten (alguna cosita de Schar).

- Alojamiento: como siempre cuando vamos de turismo, optamos por un apartamento. Como os decía comer en Italia sin gluten es sencillo, pero a mí estar reducida a una habitación de hotel no me convence. Y más cuando vas con niños.

Este año optamos por un apartahotel llamado "Il Guelfo Bianco", situado a 3 minutos andando del Duomo, vamos, en pleno centro de Florencia. Avalado por la AIC de la que antes os hablaba, es un hotel donde avisando con antelación, en el desayuno (que está incluido en el precio) te ofrecen opciones sin gluten. Además tiene un apartamento que es donde nosotros nos alojamos.

El hotel es una monada porque la decoración está super cuidada. Pero siendo sinceros, me resultó un pelín caro porque pagamos mucho por un desayuno que no era especialmente espléndido. Sinceramente, buscaría un apartamento a través de cualquiera de las "agencias" on-line que existen.
Arriba detalles de las habitaciones del apartamento y abajo los productos específicos sin gluten que nos ponían en el desayuno.

- Supermercados: principalmente compramos en el Carrefour Express que teníamos casi al lado de apartahotel y tamien el Conad. Ambos están repartidos por toda la ciudad y además de productos frescos genericamente sin gluten, encontré pasta (maravillosa pasta sin gluten); productos de la marca Schar y otros de marcas propiamente italianas. También encontré leche y yogures sin lactosa bien marcados.
Detalles de algunos productos que encontramos sin gluten en los supermercados de Italia
- Helados: perdición absoluta, os lo digo desde ya. Aunque hay varias cadenas que ofrecen helados sin gluten, yo os recomiendo completamente GROM de porque en ella no entra el gluten. Todo, absolutamente todo está hecho con ingredientes naturales y sin gluten. Por supuesto, tienen cucuruchos y os puedo asegurar que es complicado elegir el sabor. Las hay repartidas por toda Italia. Nosotros estuvimos en la Florencia (justo al lado del Duomo), la de Siena y la de Lucca.

Por hoy lo dejo aquí. Tengo muchísimos restaurntes que recomendaros porque como os decía al principio, comer sin gluten en Italia fue genial. De hecho en varias pizzerías preguntamos por si no se habían equivocado pensado que podía ser glutoniana de lo buenísima que estaba.

Y sin duda ver la cara de mi hijo poder elegir de todo: pizza, pasta y helados con toda la tranquilidad del mundo, fue de lo mejor de todo el viaje.

Un besote y hasta el próximo día.
Helena

PD: si quieres saber que visitar y todo lo que hicimos el relato lo tenéis en mi otro blog "Oh, pero esto se come"

lunes, 12 de septiembre de 2016

Restaurante "Castillo de Gorraiz"

Hola buenos días.

Este pasado sábado tuve mi primera boda desde que sé que soy celiaca. 

Si os digo la verdad, iba con cierto miedo porque aunque por supuesto los novios habían avisado de que había una persona celiaca (bueno, éramos dos), una nunca sabe como van a ser los menús adaptados para nosotros.

La boda se celebró en el "Castillo de Gorraiz" que es precisamente donde yo me casé hace ya 11 años. Es un lugar precioso porque está en lo alto de una colina y desde allí las vistas a Pamplona y todos los montes de alrededor son increíbles.

Cuando llegamos tras la ceremonia, comenzó un espectacular aperitivo donde había ¡¡de todo¡¡¡: desde mini hamburguesas hasta sushi pasando por el salmón ahumado, los frítos típicos y verduras de la tierra.

Yo lógicamente me "di" al jamón, que era lo único que sabía que podía comer sin problemas porque además había un chico que lo estaba cortando allí mismo.

Hasta que de pronto, escucho a una chica decir mi nombre y para mi sorpresa, me traía un plato con verduritas en tempura y queso gorgonzola sobre un panecillo apto para nosotros. Casi se me caen las lágrimas de la emoción (no saqué foto). Y para acompañar, un coktail de piña y cava que entre el calor que había y lo suavecito que estaba, ¡¡entraba de que daba gusto¡¡

Cuando ya pasamos al comedor y ví el menú me vine de nuevo un poco abajo. Yo sé que es un lugar donde se come increíble (ya os digo que me casé allí, pero ademas luego he tenido un buen montón de bodas). Pero de nuevo cual es mi sorpresa cuando viene una chica a mi mesa, pregunta por mí y me dice que será ella quien me saque siempre mis platos.

Pues bien a modo de resumen, os puedo decir que comí exactamente lo mismo que el resto de los comensales glutonianos, porque me adaptaron todos, todos los platos, a excepción de los postres. Pero que encima me gustaron más los míos. Ahí va mi comida para que alucines:
Ensalada templada de caprichos de mar con papaya y patatas paja.
Corona de foie fresco y patata con manzana caramelizada.

En este punto, nos sirvieron mojito de frambuesa (que cayeron más de dos... os lo digo desde ya).

Bogavante salvaje del cantábrico
Solomillo de ternera del Baztan con timbal de bacon y setas

Mini sorbete de mojito
Helado de frambuesa sobre zumo de naranja y frutas naturales

Como podéis comprobar, simplemente espectacular. Mis platos como os decía al principio era iguales a los del resto solo que quitando alguna que otra salsa.

Y para rematar la faena, a eso de las 10 de la noche, cuando a pesar de "tooooodo" lo que has comido a las 4 de la tarde vuelves a tener hambre debido a lo que llevas bailado y bebido, sacaron una "recena" donde de nuevo había jamón, queso y para mí y para la otra chica celiaca que había nos trajeron una pizza, como a todos los demás. Vamos, felicidad absoluta.

Así que ya sabéis, si tenéis una boda en Pamplona en el "Castillo de Gorraiz" o simplemente queréis ir allí para comer un día, no es sólo la tranquilidad de que cuidaron todos los detalles sino que vais a comer de auténtico lujo.

Aunque ayer dí las gracias a los responsables del menú en el restaurante, desde aquí de nuevo lo hago porque es genial poder ir a una boda y disfrutar de la comida sin más preocupación que la de comer a placer.

Un besote y hasta el próximo día.
Helena